Calendario solidario 2014

Portada

¡¡Ya están aquí los calendarios de 2014!!

Puedes pedir tantos como quieras y, además, tu donación irá destinada a comprar pupitres, sillas y estanterías para amueblar la escuela recién terminada. ¡Que mejor regalo para estas fechas!

Pídenos información a través de nuestro formulario de contacto o escribe a irene.delacasa@edukafrica.org

¡Colabora con una buena causa y no te quedes sin el tuyo!

Entrevista a Sospeter

FotoSospeterSospeter Mahiri Chacha es el coordinador del proyecto de educación en Kiburanga. Tiene 26 años y es miembro de la asociación Kiburanga Women Self Help Group. Terminó sus estudios en 2008 pero no pudo realizar estudios universitarios.

– ¿Dónde vives actualmente y a qué te dedicas?
– Desde que me uní a la asociación Kiburanga Women Self Help Group vivo en esta comunidad con mi madre. Soy granjero, tengo una pequeño trozo de tierra para cultivar maíz. Continua leyendo

Relato de Rael

                    OLYMPUS DIGITAL CAMERALas familias en Kiburanga viven en pequeñas casas hechas de adobe. Generalmente todas poseen terrenos para el cultivo del maiz, ocupación de la que viven.

En la cultura de Kuria, región a la que pertenece la comunidad, se trata muy bien a los visitantes, de manera que cuando una familia recibe una visita, siempre se les ofrece algo para comer, por lo general mandazis o patatas cocidas y té.

Hoy vamos a visitar a la familia de Rael, la mujer que inicialmente daba clases voluntariamente en el DayCare. Su familia está compuesta por ella, su marido y sus cinco hijos. Son granjeros y la producción de maiz les da casi exclusivamente para el consumo. Continua leyendo

Experiencia de Beatriz

Experiencia_Bea

Las tres semanas que pasé en Kiburanga han sido algo más que una experiencia distinta a cualquier otra que haya vivido. Es algo de lo que sé que, por mucho tiempo que pase, podré olvidar detalles, pero no olvidaré lo que allí vi, sentí y sobre todo la gente a la que conocí y con la que compartí mil y un momentos buenos.

Tanto los voluntarios locales como la comunidad de Kiburanga nos acogieron desde el primer momento como si nos conocieran desde siempre y, a medida que pasaban los días, cada vez tenía más la sensación de formar parte de una gran familia en la que todos cuidan de todos y cada uno ayuda al resto en la medida que puede. Continua leyendo